RUPTURA DE MENISCOS

Las lesiones o rupturas de meniscos son de las más frecuentes en la rodilla. Los meniscos son dos estructuras de cartílago especializado en forma de “C” que tienen una función de amortiguación y distribución de carga entre el fémur y la tibia.

 

Existen dos causas principales de mecanismo por el cual se dañan los meniscos: la lesión traumática o por golpe y la ruptura degenerativa. La lesión traumática se observa frecuentemente en pacientes jóvenes y se relaciona con una lesión en pivoteo violento de la rodilla que provoca una ruptura del menisco. En algunos casos se desprende un fragmento del menisco dentro de la rodilla y produce el bloqueo de la misma. Las lesiones degenerativas se encuentran usualmente en adultos mayores, en donde hasta los movimientos más simples y de baja energía pueden provocar una ruptura.

 

Como se siente tener una lesión de menisco?

 

Los síntomas clásicos son dolor, inflamación, sensación que algo raspa dentro de la rodilla, dificultad para doblar o extender la rodilla y tendencia a que la rodilla se quede “trabada”. Usualmente el síntoma más frecuente es dolor que puede o no relacionarse al ejercicio y que en casos muy severos la rodilla puede quedar con bloqueo(incapacidad para doblarla o extenderla).

 

Cuáles son los factores de riesgo para tener una lesión de menisco?

 

El realizar actividades en donde se pivotea la rodilla o se gira con fuerza es el factor de riesgo más claro para desarrollar esta lesión. Las lesiones meniscales pueden presentarse tanto en pacientes deportistas o no. Los deportes de contacto como soccer, basketball y football americano presentan un riesgo alto de tener una ruptura meniscal. Incluso las actividades cotidianas de la vida diaria, pero que tienen el denominador común de pivoteo y cambios de dirección súbitos o bruscos de la rodilla pueden provocar esta lesión. El riesgo de sufrir una ruptura meniscal aumenta con la edad, debido al desgaste de las rodillas.

 

Cómo se diagnostica una lesión de menisco?

 

El diagnóstico inicia con un examen clínico exhaustivo en donde se realizan pruebas específicas en distintas posiciones de la rodilla. Las radiografías sirven para descartar otros problemas de rodilla que pueden darnos síntomas similares, sin embargo,  la resonancia magnética es actualmente el estudio no invasivo más avanzado para detectar una ruptura de menisco.

 

 

 

Como se tratan las lesiones de menisco?

 

Depende del tamaño y localización de la lesión, aunque el factor más importante es el dolor y la incapacidad funcional que puede causar en los pacientes. Los factores a tomar en cuenta son la edad del paciente, su nivel de actividad y las lesiones relacionadas(como lesión de cartílago de fémur y/o tibia, o las rupturas de ligamentos). Aún así, en la gran mayoría de casos se debe intentar el tratamiento conservador o no quirúrgico que puede incluir: reposo, uso de crioterapia, vendaje o inmovilización de la rodilla, elevación del miembro afectado, uso de antiinflamatorios y uso de fisioterapia dirigida.

 

Si la rodilla persiste con dolor, inestabilidad o bloqueo a pesar del tratamiento conservador puede ser necesaria una cirugía para reparar o remover una parte del menisco lesionado. El procedimiento se denomina artroscopia de rodilla e involucra la realización de al menos 2 pequeñas heridas en la rodilla de 8mm. cada una, en donde se coloca una cámara y se utilizan pinzas especiales para trabajar en los meniscos. El procedimiento se realiza en el hospital y usualmente el paciente puede salir ese mismo día. Si se realiza una reparación del menisco puede ser necesario la utilización de muletas y/o braces de rodilla.  En general, entre el 80 al 90% de los pacientes tienen resultados buenos o excelentes.

 

Cuando sentiré mi rodila mejor?

 

Depende del procedimiento realizado, pero en general la recuperación completa puede tomar entre 4 a 6 meses. Cada caso es diferente y no es tan importante el tiempo de recuperación exacto como que el resultado final, absoluto, sea excelente. Está comprobado que la fisioterapia minimiza las potenciales complicaciones y acelera el proceso de recuperación.

 

Cuando regresaré a mis ejercicios de antes?

 

En general, la rehabilitación debe de iniciarse con ejercicios de no impacto, como la natación, bicicleta estacionaria o ligas de resistencia para que la recuperación funcional sea completa. Deben de cumplirse ciertos aspectos previo a considerar hacer ejercicios y que en términos generales son: a) Usted puede doblar y estirar su rodilla completamente, b) No siente dolor al nadar o caminar, c) Su rodilla ya no está inflamada y d) Su rodilla es tan fuerte como la rodilla no operada.

 

Como se pueden prevenir las lesiones de menisco?

 

Es muy difícil prevenir estas lesiones pues usualmente son el resultado de una lesión traumática o golpe. Pero definitivamente algunas precauciones pueden disminuir el riesgo de tener lesiones de rodilla, e implican:  a)Mantener un peso adecuado para su talla, b)Tener músculos fuertes al hacer ejercicios regularmente,  c)Realizar calentamiento antes de realizar ejercicios, d)Descanso apropiado entre ejercicios, e)Mantenerse flexible con estiramientos, f)No hacer cambios abruptos en la intensidad del ejercicio.

 

Consulte a su médico si cree tener una ruptura de menisco.

Centro Médico