Ataque Cerebral

Generalidades:

exhausted-businesswoman-in-the-office-PG5KD8Q.jpg

Cada año en países latinoamericanos como México por ejemplo, mueren  víctimas de un ataque cerebral , más de 25,000 mexicanos.  Esta cifra que en Guatemala no está registrada, podríamos asumir que es también significativa.  Y en EE UU es la tercera causa de muerte precedida únicamente por la enfermedad cardiovascular y el cáncer.    Y es en esta nación, donde se han disminuido  los casos ,  debido a que hay mejor identificación y control de los factores principales de riesgo para la afección. 

Es por eso que hoy, pretendemos que usted amable seguidor de  Centro Médico , aprenda a identificar y controlar los factores principales de riesgo, ya que está demostrado que  es posible reducir las probabilidades de sufrir un ataque cerebral si se reconocen y modifican  ciertos hábitos del estilo  de vida.  

Y  si llega a sufrir un ataque cerebral sabemos también que el tratamiento temprano puede minimizar el daño en su cerebro y la discapacidad subsecuente.   Algunos números que apoyan esto es que el 70%  de los pacientes que padecen y son tratados a tiempo,  siguen siendo independientes  y el 10%  se recupera por completo.  

¿Qué es un ataque cerebral?

Su cerebro tiene 100,000 millones de células nerviosas y billones de conexiones entre ellas.  Aunque representa sólo el 2 % del peso  corporal , usa 70% del oxigeno y otros nutrientes del cuerpo.  Debido a que el cerebro no puede almacenar dichos nutrientes, como lo hacen los músculos, se requiere un flujo constante de la sangre para mantener su buen funcionamiento.  

Entonces un ataque cerebral es:  cuando  este flujo sanguíneo se altera y el tejido cerebral no cuenta con suficiente sangre.   Dentro de los cuatro  (4) minutos posteriores al inicio de la falta de nutrientes esenciales, las células nerviosas comienzan a morir.  

¿Cuáles son los tipos de ataque  cerebral?

Son dos:  

*Isquémico : 

 Cerca de 80%  de los ataques cerebrales se producen debido a la aterosclerosis (acumulación de depósitos grasos que contienen colesterol, llamados placa)  El crecimiento de la placa hace que se vuelva irregular el interior de  la arteria.  Dicha superficie irregular puede causar que el flujo sanguíneo sea  turbulento en torno a la acumulación -como una roca en los  rápidos de un río- y provoque el desarrollo de un coágulo.  

Algunos síntomas temporales y por lo general breves, derivados de la alteración del aporte sanguíneo describen al ataque isquémico transitorio (AIT)  . Durante un  AIT , el cuerpo  puede liberar enzimas que disuelven el coágulo con rapidez y restauran el flujo sanguíneo.  

*Hemorrágico: 

Este tipo de ataque cerebral  es  cuando un vaso sanguíneo en el  cerebro presenta una fuga o se rompe.  La sangre de la hemorragia se derrama en el tejido cerebral circundante y le causa daño.  Las células cerebrales distantes de la fuga o ruptura se ven privadas de la sangre y también se dañan. 

El  aneurisma es una de las  causas del ataque cerebral hemorrágico.  Esta formación de un “globo” en un punto débil de la pared de un vaso sanguíneo progresa al avanzar la edad.   

También  se pueden formar aneurismas debido a la predisposición genética. 

¿Cuál es la causa más común de ataque cerebral hemorrágico?

 La causa más común de ataque cerebral hemorrágico es:  la presión sanguínea alta ( hipertensión).

¿Cuál es la mortalidad  de estos ataques?

Los ataques cerebrales hemorrágicos son menos comunes que los isquémicos, pero son mortales con mayor frecuencia.  Cerca del 50% de la gente que sufre ataques cerebrales hemorrágicos muere, en comparación con cerca de 20% de la que sufre ataques isquémicos.   Típicamente, los ataques cerebrales que presentan los adultos jóvenes son hemorrágicos. 

¿Cuáles son los factores de riesgo que pueden controlarse?

*Presión sanguínea alta: Cerca  de 40% de los ataques cerebrales pueden deberse  a la hipertensión, definida como una presión sistólica mayor a los 140 mm Hg( mercurio) y una presión diastólica mayor de 90 mm Hg  (mercurio).  

*Tabaquismo:  Los fumadores  tienen una probabilidad  50% mayor de padecer un ataque cerebral que los no fumadores. 

*Enfermedad cardiovascular:  Además de la aterosclerosis, las afecciones del corazón incluyendo la insuficiencia  cardíaca congestiva, un ataque cardíaco previo, la enfermedad aguda de las válvulas cardíacas o el reemplazo de éstas y la fibrilación auricular (    un ritmo cardíaco irregular  y  con frecuencia  rápido) predisponen al ataque cerebral.   

*AIT: Un “ataque isquémico  transitorio”  ,  dura apenas  unos minutos y provoca únicamente síntomas ligeros.  No obstante, entre 15 y  20%  de la gente que sufre un ataque cerebral ha  tenido uno o más AIT.  Entre más frecuentes son éstos, mayor es la posibilidad de un ataque cerebral .

*Diabetes: La diabetes duplica  el riesgo de ataque cerebral. 

*Niveles indeseables de colesterol sanguíneo:    Los niveles sanguíneos altos de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (LDL)    incrementan el riesgo de aterosclerosis.  En comparación , los niveles altos de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) son  protectores , porque pueden prevenir la formación de placas.    

¿Cuáles son las señales de advertencia?

Si nota uno o más de estos signos llame   de inmediato a su médico, pues pueden ser señal de un  posible  ataque cerebral o de un AIT  :

*Debilidad  repentina o adormecimiento en la cara, el brazo o la pierna de un lado de su cuerpo.

*Visión opaca, borrosa o pérdida  repentina de ésta, particularmente en un ojo. 

*Pérdida del habla, o dificultades para hablar o comprender lo que le dicen. 

*Dolor de cabeza  repentino e intenso –un “relámpago surgido de la nada” –sin causas aparentes. 

*Un mareo  inexplicable, inestabilidad o una caída repentina, especialmente si va acompañada por cualquiera de los otros síntomas. 

  Hay que buscar ayuda médica   inmediata, como lo haría para un ataque cardíaco.   Cada  minuto cuenta ¡!!

Centro Médico cuenta con expertos neurólogos, (especialistas que atienden estos problemas)  para su atención.